24 de febrero de 2010

La presencia pirata en Malvinas debe llegar a su fin

CORRIENTE CAUSA POPULAR

En la senda de Manuel Ugarte, Arturo Jauretche,

Jorge Abelardo Ramos y Juan D. Perón

Comunicado de Prensa:


La Corriente Causa Popular apoya incondicionalmente la posición del Gobierno nacional con relación a la defensa irrestricta del petróleo argentino en territorio de la Provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, plasmada en el reciente Decreto 256/2010.

El tema del petróleo en Malvinas y mares circundantes está directamente ligado con la cuestión de la soberanía. El decreto presidencial, que impide el transporte de materiales destinados a la explotación petrolera en las islas, no hace otra cosa que trabajar política y diplomáticamente para revertir los daños generados por las fórmulas del “paraguas de soberanía” y la “estrategia de seducción” aplicadas en la triste década del menemismo. No es ni más ni menos que comenzar a poner fin a esta historia de piratas.

Veintiocho años después de la gesta militar en Malvinas, el plan británico para consolidar la usurpación de las islas está a un paso de concretarse, lo que provocaría, entre otras cosas, un duro revés tanto para la Argentina como para Unasur, quien ya ha manifestado su solidaridad con la Argentina en la Cumbre de Rio en Cancún.

Impedir que consorcios locales abastezcan a los piratas en la plataforma argentina y sancionar económicamente a la banca y empresas, especialmente inglesas que colaboren con los ilegítimos ocupantes de nuestras islas y mares, es otro de los caminos que el gobierno no debe desdeñar.

La patriótica decisión de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner es una batalla más en la lucha por el uso soberano de nuestros recursos naturales y por la recuperación de nuestro territorio usurpado.

La causa de Malvinas está más viva que nunca en el alma de los argentinos.

Y Latinoamérica nos acompaña.

CORRIENTE CAUSA POPULAR – Mesa Nacional

Luis Gargiulo (Necochea), Ricardo Bernal (GBA), Roberto Ferrero (Córdoba), Julio Fernández Baraibar (Cap Fed), Eduardo Fossati (Cap Fed), Federico Bernal (GBA), Juan Osorio (GBA), Cacho Lezcano (GBA), Marta Gorsky (Gral Roca), Rafael Bernal Castro (GBA),Luis Jaimovich (Tucumán), Ricardo Franchini (Córdoba), Liliana Chourrout (GBA), Eduardo Rotundo (Cap Fed), Oscar Alvarado (Azul), Ricardo Vallejos (Cap Fed), Elio Salcedo (San Juan), Alfredo Cafferata (Mendoza), Rolando Mermet (Cap Fed) y Horacio Cesarini (GBA).

Agradecemos su amplia difusión.

13 de febrero de 2010

El cadáver del Señor Valdemar vuelve a amenazar la vida de los argentinos

Nuevamente la vieja oligarquía ganadera y la renovada oligarquía sojera se han lanzado a reclamar su libra de carne sobre la riqueza generada por la sociedad argentina.


No se han terminado de apagar los fuegos de la batalla por el control del Banco Central y del ahorro argentino –ganada por los argentinos-, cuando los Cuatro Jinetes del Apocalipsis pampeano vuelven a su cabalgata macabra, para extorsionar al pueblo y chantajear y amenazar al gobierno que no cede a sus pretensiones.


El brutal aumento del precio de la carne, consecuencia del parasitismo de ese sector social y de su preferencia por la renta sojera, es presentado por los dirigentes oligárquicos como el resultado de las políticas nacionales del gobierno hacia el sector.


Su decisión es impedir que celebremos el Bicentenario de Mayo en las condiciones de un gobierno que reivindica lo mejor de aquella jornada: el Plan de Mariano Moreno y la voluntad de ser libres. Prefieren celebrarlo al modo como lo hicieron en 1910, bajo estado de sitio, con presos políticos y persecución parapolicial.

Esta clase social es como el cadáver insepulto del Señor Valdemar –en el memorable cuento de Edgar Allan Poe-. Está muerta, porque su proyecto de país no alcanza para la totalidad de los argentinos, sino tan sólo para unos pocos, pero vive porque continúa ejerciendo su, pretendidamente eterno y natural, poder social y económico.


Y, como al cadáver del Señor Valdemar, es necesario enterrarla definitivamente para que la Argentina pueda vivir.

La Corriente Causa Popular repudia las recientes manifestaciones de notorios representantes de esta oligarquía y llama al gobierno de Cristina Fernández de Kirchner a no ceder ante el chantaje.


Control de precios, nacionalización del comercio exterior y una planificada reorientación de la actividad agraria debe ser la respuesta a estos aprietes que ponen de rehén el poder adquisitivo del pueblo argentino.


Buenos Aires, 11 de febrero de 2010


Mesa Nacional
Corriente Causa Popular

Luis Gargiulo (Necochea), Ricardo Bernal (GBA), Roberto Ferrero (Córdoba), Julio Fernández Baraibar (Cap Fed), Eduardo Fossati (Cap Fed), Federico Bernal (GBA), Juan Osorio (GBA), Cacho Lezcano (GBA), Marta Gorsky (Gral Roca), Rafael Bernal Castro (GBA), Luis Jaimovich (Tucumán), Tuti Pereira (Santiago del Estero), Ricardo Franchini (Córdoba), Liliana Chourrout (GBA), Eduardo Rotundo (Cap Fed), Oscar Alvarado (Azul); Ricardo Vallejos (Cap Fed), Elio Salcedo (San Juan), Alfredo Cafferata (Mendoza), Rolando Mermet (Cap Fed) y Horacio Cesarini (GBA).


Agradecemos su amplia difusión
Cordialmente, Secretaría de Prensa Corriente Causa Popular

En la senda de Manuel Ugarte, Arturo Jauretche, Jorge Abelardo Ramos y Juan D. Perón