19 de mayo de 2017

O Globo contra Temer: Un nuevo golpe financiero en el golpe brasileño

Mi amigo, el sociólogo carioca Gilberto Filisberto Vasconcellos, me escribió en agosto del 2011 lo que sigue:
...variante portuguesa, el Brasil es un enigma para los latinoamericanos. Intelectualmente todos comemos gato por liebre. Muchas veces lo que aquí es importante no llega a nuestros hermanos, y viceversa, porque es el imperialismo quien se hace cargo y filtra los contactos culturales y el turismo académico, programado por la burguesía bandeirante, que siempre fue enemiga de la Patria Grande. No nos olvidemos: el golpe del 64 es un golpe civil mentalizado en los escritorios de la FIESP paulista”.
Pese a la intensidad que la relación con el Brasil ha tenido durante estos últimos años, los últimos acontecimientos no dejan de estar oscurecidos por esos filtros que introduce la prensa imperialista y los comunicadores a su servicio. La niebla es aún más densa cuando todo lo ocurrido se oculta detrás de la hipócrita campaña contra la corrupción.
El 12 de mayo del año pasado asumió interinamente la presidencia de la República del Brasil, el hasta ese momento vicepresidente Michel Temer. La dos veces electa presidenta Dilma Roussef debió someterse a un oprobioso juicio político, por una cuestión puramente técnica -haber usado un dinero del presupuesto público asignado a una específica cuenta de gasto para otro gasto. El 31 de agosto de ese mismo año, Temer se convertía en presidente, al ser destituida la presidenta legítima, sin que se le pudiese probar un sólo acto de deshonestidad administrativa.
Michel Temer es un abogado paulista, de origen libanés, profesor de Derecho Constitucional en la Universidad Católica de San Pablo y presidente del PMDB, uno de los dos partidos creados por la dictadura militar de 1964. Quizás sea necesario recordar que la dictadura militar brasileña se caracterizó por el mantenimiento de ciertas formalidades republicanas, como el funcionamiento del Congreso. Se crearon dos partidos. Uno que representaba directamente a la estructura política y social de la dictadura, el ARENA, y otro que debía expresar a la oposición tolerada, el MBD.
El general Golbery do Couto e Silva fue un militar brasileño, nacido en Río Grande do Sul, inspirador del golpe de 1964. Desde su cargo de Jefe de la Casa Civil de la Presidencia de la República fue el encargado de diseñar los nuevos partidos brasileños que funcionarían en el restablecimiento de las garantías democráticas. De su gestión nacieron el Partido Demócrata Social (PDS), sucesor del oficialista ARENA, conocidos como “los tucanos”, y el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMBD) de Ulysses Guimaraes, continuador del MBD. Este es el partido que actualmente preside Michel Temer.
Si “los tucanos” son la expresión acabada de la plutocracia paulista, el MBD, en cambio, expresa ese gigantesco oceáno de los sectores medios, profesionales y de servicios, dentistas y propietarias de casas de modas, pastores evangélicos de enorme capacidad de acumulación financiera y profesoras de escuelas secundarias de ese vasto mundo que son los estados federales. Es una gigantesca masa de maniobras sobre la que actúa el capital financiero y el imperialismo y permite controlar el desborde popular de un país con terribles desigualdades. Sus políticos son hombres -muy pocas mujeres figuran en su lista de dirigentes- de una brutal inescrupulosidad, de una incontrolable pulsión al ascenso social por cualquier medio y de una hipocresía casi sin límites.
Pero, por otra parte, vivimos bajo el capitalismo, que es un sistema que no se caracteriza por la moralidad de sus actos. Brasil tiene dos grandes empresas privadas a escala global. Una de ellas es Odebrecht, un conglomerado de la industria de la construcción con obras y contratos en el mundo entero, sobre todo en América Latina. La otra es JBS, una empresa de tratamiento y comercialización de carnes, también a escala global y que ha ocupado el lugar que otrora tuviera, por ejemplo, la Swift inglesa. Considerada la mayor empresa del mundo en el rubro es la dueña de, por ejemplo, la productora de nuestros populares Paty, las albóndigas aplastadas que comenzaron a hacerse populares en la década del 60 del siglo pasado.
En realidad, lo que el tamaño de la empresa revela es el dinamismo de la burguesía brasileña, en comparación al parasitismo rentístico de nuestra oligarquía pampeana que, habiendo liderado la producción cárnica fue incapaz de generar una industria derivada que pusiera valor agregado a los tiernos pastos naturales de nuestra pradera. Históricamente, la producción ganadera brasileña estaba destinada al mercado interno y, por ello, no generó las condiciones rentísticas que caracterizan nuestra producción agraria. Así fue capaz de dar lugar a una burguesía basada en ese gigantesco mercado y luego en condiciones de actuar internacionalmente. En realidad, el papel de nuestros grandes ganaderos pampeanos lo cumplió en Brasil la plantación cafetalera, integrada, esta sí, al mercado internacional. El varguismo en los años 30 expresó el triunfo de aquellos sectores contra los últimos mencionados.
Esas grandes y exitosas empresas han repartido coimas, prebendas y sobornos en el mundo entero. Así funciona el mundo y no son su propietarios, accionistas o beneficiarios los destinados a cambiarlo.
Pero el capital financiero, sabemos, es altamente moralista. Marx lo describe así: La aristocracia financiera, tanto en sus métodos de adquisición, como en sus placeres, no es más que el renacimiento del lumpen proletariado en las cumbres de la sociedad burguesa”. El lumpen proletariado es, en la terminología alemana de la época, sinónimo de hampa, bajo fondo. Y esos hampones lanzan una hipócrita campaña de moral pública y honestidad, con la intención de recuperar el poder que consideran haber perdido con las presidencias de Lula y Dilma. Y ponen al frente a uno de ellos, a un político venal y corrupto, con la tarea de moralizar el Estado, es decir desarticularlo de manera tal que el hampa financiera se haga cargo definitivamente del mismo.
Y así comienza la segunda etapa del copamiento mafioso del estado brasileño.
El repudio que causaron las políticas neoliberales, de ajuste y caída del salario y la ocupación en la sociedad brasileña no hicieron otra cosa que agigantar la figura del jefe del Partido de los Trabajadores a quien ha sido imposible, tal como a Dilma, vincular a ningún negocio espurio o ventaja indebida a raíz de su cargo público. El período de Temer vence en un año y todas las investigaciones demuestran que su triunfo electoral sería inevitable. Un gobierno desprestigiado, un gabinete oscuro y sospechado, con los presidentes de ambas cámaras procesados por corrupción, y una población en abierta, aunque sorda y contenida, rebeldía frente al escamoteo institucional llevaba al país a un retorno del hombre que eliminó el hambre del inmenso pobrerío.
O Globo, el monopolio mediático más grande de América Latina, con una influencia y poder al lado del cual el Grupo Clarín es uno de los siete enanitos, decide lanzarse contra Temer con la misma frialdad y osadía que se lanzó contra Dilma. Los hermanos Joesley y Wesley Batista, los dueños de JBS, antes de radicarse en los EEUU, habían entregado al Superior Tribunal Federal de Brasil una grabación en la que el presidente en ejercicio, Michel Temer, autoriza el pago de una enorme suma de dinero al ex presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, preso por corrupción, para que apague el ventilador y deje de hacer denuncias. 
Simultáneamente con la publicación de la grabación anuncia que el presidente Temer renunciará a su cargo.
La crisis se ha desatado. Pero ¿para qué?
La clave nos la dio Leonel Brizola Neto, en la entrevista que le hicimos en Radio Gráfica, junto con Gabriel Fernández y Jorge Thierbach. El nieto del dirigente nacional del Partido Democrático Trabalhista y heredero de la tradición getulista en Brasil nos explicó, mientras participaba del acto masivo que se realizaba en ese momento en la Plaza Candelaria de Río de Janeiro, lo siguiente:
  • La intención de O Globo es obligar a la renuncia de Temer.
  • Ante la situación de procesados que ostentan los presidentes de ambas Cámaras, que son sus sucesores institucionales, el poder debe pasar de manera provisional al presidente del Supremo Tribunal Federal, Carmen Lucia Antunez Rocha.
  • A partir de ese momento comienza a funcionar lo establecido por el Art. 81, inciso 1 de la Constitución Nacional: “Produciéndose las vacantes (de presidente y vice) en los dos últimos años del período presidencial, la elección para ambos cargos será hecha treinta días después de producida la última vacante, por el Congreso Nacional, en la forma de la ley.
Es decir, lo que se busca es el nombramiento de un nuevo presidente por parte del Congreso, cuyos integrantes, en una gran medida, están amenazados por el sistema mediático debido a su participación en las cobranzas del particular sistema jubilatorio formado por coimas y sobornos.
En suma, lo que O Globo lanzó no es otra cosa que un golpe, dentro del golpe iniciado hace un año con la asunción interina de Temer.
De ahí que la exigencia de las manifestaciones populares que han comenzado a producirse en Brasil sea “Elecciones Directas Ya”, objetivo que no es fácil, porque para ello el Congreso debería enmendar la Constitución.
En suma, el ataque contra el corrompido presidente Temer tiene como objetivo profundizar la política que ha llevado adelante Temer y generar condiciones que eviten el triunfo de Lula o, si se pudiera, posterguen indefinidamente esas elecciones.
De la capacidad de movilización de los brasileños, especialmente del PT, y de la presión que se pueda hacer sobre el Congreso, dependen en gran parte la continuidad del sistema democrático en el Brasil. Por ahora, los militares, muy escaldados con el golpe del 64, parecería que no quieren lola.
Buenos Aires, 19 de mayo de 2017

18 de mayo de 2017

Mauricio Macri, el Marco Polo del Nuevo Mundo


La pregunta del millón es, en mi modesta opinión, si está bien o mal el restablecimiento de los acuerdos económicos y financieros con China, acordados oportunamente por CFK, y que, en su iconoclastia antikirchnerista y proyanqui, el gobierno de Macri denunció en los primeros días de su gobierno.

China parece ser la única gran potencia económica en condiciones de reemplazar al Imperio Británico en su complementación con la Argentina agroexportadora. Ese encastre perfecto que lograra la generación del 80 con Gran Bretaña, como resultado de la prodigiosa feracidad de la pampa húmeda, nunca pudo ser reeditada con la potencia emergente de la Segunda Guerra Mundial, los EE.UU. La competencia de nuestra producción agraria con la norteamericana generó permanentes roces, desde los años cuarenta en adelante. Es más, gran parte de la belicosidad de la administración demócrata en los primeros tiempos del peronismo, se basaba en la política generada por el entonces vice presidente yanqui, Henry A. Wallace, un representante y lobbysta de los estados agroproductores del Medio Oeste.

Nuestra clase dominante, la histórica y tradicional oligarquía, adhería ideológicamente al occidente capitalista planteado por la Guerra Fría, pero el paulatino deterioro de los términos de intercambio, la intensificación agraria inglesa y europea y, sobre todo, la producción capitalista agraria norteamericana, no le permitieron reeditar la Edad Dorada de la complementación inglesa.

Arturo Jauretche, Jorge Abelardo Ramos y, en años más recientes y en trabajos más sistemáticos, Mario Rapoport han explicado ampliamente esta insoluble dificultad. La “crisis de los limones” -para usar una expresión risueña y ambigua- es la manifestación más reciente de esta competitividad irreductible.

Ahora bien, China, por razones que no viene al caso enunciar, ha logrado en los últimos dos decenios ocupar el papel de aquel hoy percudido Imperio Británico. Es más. La información periodística, escasamente divulgada en Argentina, apunta a que el nuevo Celeste Imperio está dispuesto a invertir, directa o indirectamente, para abaratar costos de transporte, en obras de infraestructura. 

Ferrocarriles, caminos, centros de almacenamiento, puertos y centrales de energía son las áreas en donde la inversión o la financiación china puede lograr que las commodities locales lleguen con un mejor precio a los consumidores orientales.

El giro -inesperado para el gobierno tontamente ideológico de Mauricio Macri- de la política norteamericana, con la llegada de Donald Trump, el desguace del Tratado del Pacífico y el nuevo planteamiento del Tratado Transpacífico dejaron a los egresados del Newman sin el recurso mágico de la lluvia de inversiones.

Y ahí estaban los acuerdos firmados por Cristina y, sobre todo, ahí estaba don Franco Macri, instalado hace años en su penthouse de Shangai. Decíamos en una nota de hace unos años, refiriendonos al padre de nuestro actual presidente:

Cuando Franco Macri, desde su piso en Shangai, dice que le gustaría que el próximo presidente sea de la Cámpora, lo que hace es pegarle una bofetada pública a la moralidad del establishment. Les dice 'ustedes son unos pacatos, apretados por la moral de sus esposas, a las que tienen que soportar y pagar fortunas en pavadas, en lugar de lanzarse a la aventura de multiplicar los bienes que hemos recibido bajo la forma de invertir, pagar salarios, producir y vender. La Cámpora les hará entender cómo son las cosas', agrega sin estar convencido.

Sabe que su hijo es una consecuencia del precio que tuvo que pagar ante el establishment para ser reconocido: casarse con una mujer de la oligarquía y mandar a su hijo al Cardenal Newman, donde toda la vida lo llamaron 'el hijo del tanito con plata'. Tampoco va a decir que no lo voten. Simplemente dice que no tiene 'corazón de presidente'. Ese viejo, a su modo, es un genio.

Claro que, 'digo es un decir si España cae', si ganase contra su propio pronóstico, su hijo, trataría de hacer negocios con su gobierno. Pero eso es como en el cuento del alacrán, está en el carácter. Carácter que, por diversas razones, en nuestros países, suele ser muy poco frecuente”.

Hoy sabemos que cayó España, para citar a Vallejo, o que los bárbaros han llegado, para darnos corte con Kavafis, y don Franco mantiene su muy burguesa avidez por los negocios. Denunciar que en esos negocios el ganará dinero es como descubrir la capacidad de mojar que tiene el agua. También lo hacía con Cristina.

La duda, que es casi una convicción, que nos asalta es que esa negociación en manos de un gobierno de apátridas, torpes y sin densidad nacional, nos saldrá mucho más caro que lo estrictamente necesario. 

China, a diferencia del Reino Unido, no pretende quedarse ni con los ferrocarriles, ni con los puertos, ni con las centrales eléctricas, ni siquiera con la distribución de la misma, como sí lo hicieron los ingleses. Pero la ineptitud de estos burgueses con conducta oligárquica, rentística y especulativa, puede hacerle cambiar de idea a nuestros socios orientales, que a diferencia de nuestros liberales, son famosos por haber construido una muralla que los aislara de las acechanzas del mundo hostil y ajeno, y se dedicaron a construir hacia adentro una nación y una cultura.

Incluso una buena política posible es, en manos de esta gente, una nueva posibilidad de sumisión y vasallaje.

Buenos Aires, 17 demayo de 2017

3 de mayo de 2017

El laberinto venezolano y una nueva Constitución


En su noche toda mañana estriba:
de todo laberinto se sale por arriba
Leopoldo Marechal
Venezuela vive, desde hace meses, una situación que, vista de lejos, da toda la impresión de un enfrentamiento que orilla la guerra civil. 
En realidad, lo que ocurre es que un sector de la oposición que expresa a los sectores altos y altos medios de la sociedad venezolana pretende generar una situación de anarquía que “justifique” una intervención extranjera, es decir norteamericana. Lo curioso de esta supuesta rebelión es que tiene lugar tan solo en los barrios en los que viven los sectores más acomodados de las ciudades. Es en esos, sus propios, barrios, donde jóvenes bien alimentados, munidos de máscaras antigases, camisetas y jeans de marca y los rostros cubiertos con pañuelos, salen casi a diario a quemar gomas, tensar alambres que cruzan la calzada a la altura de un motociclista, incendiar palmeras, mientras en el resto de la ciudad la gente vive su vida habitual. Es como sí, en Buenos Aires -para dar un ejemplo- se produjeran piquetes -guarimbas, les llaman en Venezuela- en la zona de la Recoleta y Barrio Norte, mientras en el resto de la ciudad, Barracas, Chacarita, Constitución, Mataderos, Flores, reina la más absoluta tranquilidad.
La oposición, rejuntada en la MUD, es de una enorme torpeza y mediocridad, y está dividida por rencillas, ambiciones, alcahueterías y cotilleos de camarín de teatro burlesco. Toda su esperanza está depositada en que un pronunciamiento de la OEA lleve a una intervención de los EE.UU., como ocurriera en la década del 60 del siglo pasado con la República Dominicana del coronel Caamaño. Pero, Venezuela no es una isla, tiene petróleo -que nunca ha dejado de abastecer a las estaciones de servicios norteamericanas- y cuenta con un poderoso ejército que, hasta ahora, permanece incólume en defensa del proceso bolivariano. En ese sentido ha sido particularmente lamentable el papel jugado por el uruguayo Luis Almagro, en su carácter de Secretario General de la OEA. Tan unilateral y golpistas han sido sus participaciones, que no ha logrado sacar de la OEA, que no es ya la de los años 60, más que una abstracta e inocua declaración.
El propio Papa Francisco, que ha intentado a través de representantes personales, establecer una mesa de diálogo entre el gobierno y la oposición, ha declaraod hace muy pocos días que es en el seno de la MUD donde radica la más dura resistencia a una solución consensuada. Estas declaraciones papales han generado una tormenta de airadas réplicas por parte de dirigentes como Freddy Guevara o la señora Lilian Tintori, una rubia paqueta y tonta, convertida en una especie de Novia Olvidada que recorre las capitales en busca de apoyo. Esta nueva dirigencia fogonea desde las redes una campaña sumamente violenta, llamando a una insurrección piromaníaca que, como hemos dicho, termina incendiando el barrio en el que viven. La provocación de estos sectores ha sido permanente. Llegaron al extremo de intentar ocupar el aeropuerto militar de La Carlota, en pleno Caracas, y rápidamente denunciaron en las redes sociales que eran salvajemente reprimidos por el ejército con... disparos al aire.
En medio de este violento batiburrillo, el presidente Nicolás Maduro encontró en la Constitución de 1999, la actualmente vigente, la posibilidad de un llamado a una Asamblea Constituyente destinada a reformarla. En efecto el artículo 347 establece:
El pueblo de Venezuela es el depositario del poder constituyente originario. En ejercicio de dicho poder, puede convocar una Asamblea Nacional Constituyente con el objeto de transformar el Estado, crear un nuevo ordenamiento jurídico y redactar una nueva Constitución”.
A su vez, el siguiente artículo determina:
La iniciativa de convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente podrán tomarla el Presidente o Presidenta de la República en Consejo de Ministros; la Asamblea Nacional, mediante acuerdo de la dos terceras partes de sus integrantes; los Consejos Municipales en cabildo, mediante el voto de las dos terceras partes de los mismos; o el quince por ciento de los electores inscritos y electoras inscritas en el registro civil y electoral”.
De alguna manera, ante la negativa al diálogo de una oposición empecinada en derrocarlo por cualquier medio, Maduro logra cambiar la conversación. Si lo que preocupa a la oposición es la falta de democracia -caracterizaron siempre al gobierno de Chávez y, ahora, al de Maduro, como una dictadura- ofrece a la oposición la oportunidad de confrontar en una Asamblea Constituyente, previa elección de un poco más de 500 convencionales.
Al parecer, según diversas encuestas, más del 80 % de la población quiere un diálogo y un punto final a las guarimbas y los actos de violencia. Pero la violenta presión mediática y social de la pequeña minoría vinculada cultural y socialmente a Miami, hace díficil la expresión abierta de esta opinión. Los ataques a comerciantes que, en los barrios del Este, han pedido públicamente el cese de los desmanes ha llegado como noticia incluso a la propia CNN. Días atrás se conoció una conversación telefónica de la esposa del veterano dirigente adeco Henry Ramos Allup -un astuto y experimentado político con más de cuarenta años en la escena pública- donde la mujer le expresaba a su padre -un importante empresario de la construcción- la inutilidad y el desborde de las guarimbas y el camino sin salida al que se enfrentaban.
De la capacidad del chavismo y del gobierno en lograr que esa inmensa mayoría que quiere vivir en paz se exprese libremente depende, sin duda, la salida de la actual encrucijada.
Comenzamos la nota citando al gran poeta argentino Leopoldo Marechal. Queremos terminar con la continuación de ese mismo verso, que es, también, un llamado de atención:
si el alto Amor lo quiere. Pero la Ciencia dijo:
En horas de tiniebla no te apresures, hijo.”

Buenos Aires, 2 de mayo de 2017