5 de diciembre de 2009


Un reportaje en la Radio de la Ciudad del niño Mauricio

Hoy a la tarde recibí un mail de una señorita que se presentó como productora del programa de Gustavo Mura y después de consultarme si yo era el Julio Fernández de Causa Popular, me preguntó si podían hacerme una nota.
Obviamente le dije que sí y le di mi celular.
A eso de las ocho menos cuarto de la noche, suena mi celular en el medio de un concierto y se trata de la arriba mencionada productora que me informa que habla desde Radio de la Ciudad y si me pueden poner al aire para hacer una nota con el ya mencionado Gustavo Mura,
Le digo que sí, me retiro del concierto y espero.
Al ratito escucho la voz de un señor de unos treinta y pico, a lo sumo cuarenta y pico, de años, que con cierta displicencia me interroga sobre la impugnación a la jura de la diputada Carrió. Le explico de qué se trata, le explico lo que es el delito de traición a la patria, tipificado en nuestro Código Penal y no mucho más.
Me interrumpe para preguntarme que es Causa Popular. Le explico con paciencia que se trata de un movimiento político vinculado a la tradición de la Izquierda Nacional y a las ideas y acción de Jorge Abelardo Ramos. Me responde algo como "ah, sí" y continúa interrogándome sobre si nos hemos presentado a elecciones y cuántos somos y cosas así, propias de un comisario de Villa Lugano un viernes a la noche.
Con paciencia le sigo explicando que sí, que en distintas alianzas nos hemos tratado de presentar en todas las elecciones que hemos podido, con suerte varia y que así es la política. Considerando a esta altura que yo era una mierda que estaba abusando de su tiempo y de su selecta audiencia, me interroga, una vez más, sobre si un pequeño grupo como el mío se sentía con derecho a impugnar a una diputada elegida por el pueblo. Le respondo que mi pequeño grupo no ha impugnado a nadie. Que quienes lo han hecho es un grupo de unos ciento y pico de ciudadanos argentinos y que lo han hecho, precisamente, a título de ciudadanos argentinos,que es, por otra parte, como se hacen estas impugnaciones, al no existir una personería política que permita hacerlo en nombre de ella. Y que la denuncia de un posible delito no es sólo un derecho, sino un deber de todo ciudadano honrado y que ame a su patria.
A esta altura el grébano ya está molesto, irritado y no sabe cómo sacarme de quicio. Entra ayudarlo su copiloto, cuyo nombre afortunadamente he olvidado, quien me pregunta si ya hemos hecho antes este tipo de presentaciones. Le respondo que, por fortuna para nosotros y la Patria, nunca antes nos habíamos encontrado frente a la posible comisión del delito de traición a la Patria. Me dice, entonces, que lo que me quiere preguntar es sí es la primera vez que enviamos cosas a la prensa. Le respondo que semanalmente enviamos comunicados y declaraciones haciendo conocer nuestros puntos de vista, pero que nunca, como esta vez, tuvimos la suerte de que dos importantes diarios los publicasen. No obstante ello, publicamos periódicos, escribimos en internet y tenemos libros publicados. Es decir que no somos desconocidos. Desconcertado, el palurdo me dice que él no sabe eso, a lo que le respondo que, efectivamente, ese es el problema, su ignorancia.
Reaparece en su ayuda el primer interrogador quien me pregunta que opino de lo de ayer. Le digo que no entiendo la pregunta, si me la puede explicar porque no sé a que se refiere. Me explica que qué me pareció lo ocurrido ayer en el Congreso -como si ello tuviera que ver con mi denuncia de traición a la Patria, que en su memoria y preocupación ya había quedado completamente olvidada-. Le doy una explicación y me interrumpe para interrogarme que qué opino del gobierno. Le explico con toda la paciencia del caso y me vuelve a interrumpir para preguntarme que qué pienso de las estadísticas del Indec. Comienzo una explicación y me vuelve a interrumpir para interrogarme sobre si no me di cuenta que el gobierno perdió las elecciones. Le explico que el gobierno no "perdió" las elecciones sino que se convirtió en la primera minoría y me vuelve a interrumpir para que le hable sobre economía. Comienzo a explicarle que la estatización de las AFJP permitió que la Argentina sintiera la crisis internacional de manera muy aliviada y ya en tren provocativo afirmo apodícticamente que la economía está muy bien, a lo que recibo la siguiente increíble e insolente respuesta: "la suya estará bien". Ignora el pelmazo que tengo un juicio de desalojo de mi departamento por falta de pago, y le contesté que, lamentablemente no es así, que mi economía personal es muy mala, no así la del país que avizora un 2010 prometedor y tranquilo en el plano de la economía.
Ya desbordado, el patán me dice que cómo puedo decir eso con los miles de desocupados que se han movilizado en estos días pidiendo planes porque se mueren de hambre. Hasta ahí llegó mi amor.
Interrumpiendole le pregunté desde cuando en la radio de Macri se preocupaban por los piqueteros y los planes sociales."Esta no es la radio de Macri" me respondió airado el zopenco. Le expliqué que no se engañara, que sí lo era, a lo que comenzó a hablarme de los pobres jubilados que se mueren de hambre. Le expliqué que habían tenido aumentos y que estaban cobrando un aguinaldo que implicaba el ingreso al consumo del orden de mil quinientos millones de pesos. A esto recibí la siguiente e insólita respuesta: "Pero es por una sola vez". A ello le pregunté si él prefería que fuese por ninguna vez.
A esta altura los salamines estaban arrepentidos, no de haberme llamado, sino de haber ido al programa.
Me despidieron y les agradeci la conversación. Para quedarse con la última palabra el zoquete alquilón me dijo que qué me parecía la radio de Macri que me dejaba hablar. Ya para romper le pregunté si estaba arrepentido de haberme llamado ya que me hacía esa pregunta. "Su reportaje no es algo para ponderar, más allá de las gracias que ya le he dado", le dije. "Simplemente les interesó en algún momento mi denuncia acerca de que la señora Carrió es traidora a la Patria".
"Mire Baraibar, me dijo, mejor terminemos acá".
Y colgó.
Buenos Aires, 3 de diciembre de 2009

4 comentarios:

El Noticialista dijo...

Lamentablemente el espacio radioléctrico está plagado de esos lamesuelas del poder. Julio, te felicito y te mando un abrazo.
Marcelo

KAID dijo...

Parece condicion sine qua non para ser lamesuelas tener una enorme dosis de IGNORANCIA desplegada durante la entrevista.
IGNORAN que los jubilados hacía por lo menos una década que no recibían ajustes en las jubilaciones totalmente deprimidas hasta la presente administración;
IGNORAN que la borrachina Patio Bullrich firmó el recorte de haberes previsionales y estatales del 13% en julio del 2001 (ver http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=322304)
IGNORAN que las AFJP se quedaban con los aportes previsionales, los ubicaban en bonos de deuda argentina que pagábamos todos;
IGNORAN Y NINGUNEAN, necios goriloides a cuántas personas se integró con haber jubilatorio, gente que no recibía NADA;
IGNORAN DE LESA HUMANIDAD que la asignación universal por hijo completó el otro extremo de los más vulnerables. HASTA AHORA NADIE LO HABÍA HECHO. MENEM SE DEDICÓ A HIPOTECAR EN ALEGRE JARANA EL APARATO PRODUCTIVO NACIONAL, LOS VIEJOS HACÍAN MARCHAS Y SE MORÍAN, A CAVALLO UNA VEZ SE LE CAYÓ UNA LÁGRIMA (DE COCODRILO) FRENTE A NORMA PLÁ. LOS PIBES DE LOS BARRIOS MÁS POBRES Y SUS PADRES YA COMENZABAN EL RECORRIDO HACIA EL DERRUMBE TOTAL Y HOY SON LOS QUE "CAUSAN" INSEGURIDAD.
EN TANTO QUE LOS MACRI HACÍAN BUENOS NEGOCIOS (COMO YA LOS HABÍAN HECHO CON LOS MILITARES DEL PROCESO) Y MANDABAN DIVIDENDOS A BANCOS EN EL EXTERIOR.
Buenas respuestas compañero, a un reportaje pedorro como los conductores del programa PRO.
Saludos!

ariel magirena dijo...

hey julio!! dignisima participacion!! me regocijo en el odio que les produjo encontrarse con al guien de tu estatura. un abrazo, compañero!!

Facundo dijo...

Uf, estimado Julio, cómo hay que defenderse como gato panza arriba con estos alquilones del poder. En estos casos, uno suele quedarse tascando el freno a posteriori y diciéndose: "Pucha, debí haber respondido esto otro ante esa pregunta..." NO ES TU CASO. Les diste flor de estocadas a estos exaltados gorilones mediáticos. Todavía les deben estar doliendo. Felicitaciones

Facundo Cano