30 de julio de 2009

Nos emocionamos ayer en Cultura


Ayer estuvimos en el acto de asunción del gabinete del nuevo secretario de Cultura de la Nación, nuestro antiguo compañero Jorge Coscia.

Conformamos una pequeña delegación integrada por quien suscribe, por Eduardo Fosatti y su hijo, por Ricardo Bernal y su señora. También vimos, en la multitud, a Pablo López Fiorito y a Rubén Rosmarino de Aukache y del Centro de Estudios Arturo Jauretche.

La sede de la Secretaría de Cultura de la Nación, un petit hotel ubicado en la avenida Alvear y Rodríguez Peña, uno de los lugares históricamente más oligárquicos de Buenos Aires, estaba repleto de gente con ganas de saludar a Coscia. Actores, músicos, escritores, cineastas, pintores, diputados, funcionarios, políticos y militantes entre los que se destacaban la venerable Cantora Nacional, la dilecta hija de Guaminí, Nelly Omar.

En la presentación de su gabinete, Coscia improvisó un excelente discurso, exponiendo su ideario político y su compromiso con la cultura nacional. En una primera parte enumeró la lista de pensadores nacionales que formaron su pensamiento: Manzi, Jauretche, Scalabrini, Hernández Arregui, Discepolo.

En el momento de referirse a la importancia que a su gestión le asignará a la integración continental, Jorge dijo expresamente que debía su concepción de la Patria Grande "a mis maestros Jorge Abelardo Ramos, Jorge Enea Spilimbergo, Blas Manuel Alberti y Norberto Galasso" . Nunca estos nombres habían sido nombrados desde ese lugar y con ese cargo. La actitud de Coscia, de una gran valentía política y una singular lealtad a sus raíces políticas e ideológicas, nos hicieron sentir un profundo orgullo. De alguna manera, la obra, el pensamiento y los esfuerzos de Ramos, Spilimbergo y Blas habían llegado a un lugar del Estado, el de la Cultura, desde donde ese pensamiento puede convertirse en políticas concretas.

Muchos amigos peronistas que había en el lugar volvieron sus miradas hacia quienes representábamos esa tradición política y no faltaron los chistes ni las cargadas. La Izquierda Nacional, por esos caprichos de Clío y por la perseverancia y lealtad de tantos compañeros de todo el país, está vivita y coleando.

Buenos Aires, 29 de julio de 2009

6 comentarios:

emeygriega dijo...

Todo lo que esté bendito por Nelly Omar, Reina Madre, Cantora Nacional, bella de bellas, será para bien.
Chin chin.

Graciela de Nuñez dijo...

Gracias por compartir!

Comisión de Medios Audiovisuales en Carta Abierta dijo...

Hermoso relato, Julio. Canté la marcha peronista con mucha alegría, como siempre, desde la entrada de la Secretaría de Cultura. ¡Imposible entrar con semejante multitud!
Que bien el reconocimiento a los militantes y pensadores del campo nacional que tanto contribuyeron a la conceptualización aggionarda del peronismo. ¡Grande el Colorado Ramos! Lo admiro. Recuerdo que cuando le decíamos porqué no se "hacía" peronista el respondía: ahora tengo un millón de amigos, si me hago peronista voy a tener un millón de enemigos.
Un abrazo
Maby

Linearoja dijo...

Un afectuoso saludo a los malditos compañeros de la Izquierda Nacional, siempre acompañando los procesos nacionales y populares. Y una alegría contar con una persona de la calidad de Cossia en tan importante función. Les deseo el mayor de los éxitos.

Un abrazo, compañero!

\P/

Titular dijo...

Estas cosas (de Coscia?) son de todos y esta bien que nos sigamos juntando... y compartiendo con muchos amigos o millones de enemigos los espacios de esta Patria que se une a la Patri Grande. Vos sabes el afecto que nos une a mas del recuerdo del amigo Blas.

patricia dijo...

Gracias por el relato,Julio. Una alegría lo de J. Coscia. Me emocionó tu mención a Blas Alberti, a quien elegí para entregarme el título.
Sarlo.... pssss... Está seguramente con el think tank antiK
de los Aurora.